Cuatro meses sin las apps y sin los servicios de Google

En el mes de mayo de 2019, durante un viaje de prensa, vi como se complicaba el liderato de Huawei con el inicio de un veto por parte de Estados Unidos, que obligaba a empresas estadounidenses a dejar de trabajar con Huawei: la más importante, en el terreno de los móviles, la mismísima Google.

Y muchos fueron los titulares que salieron a la palestra durante ese mes de mayo y consiguientes, con un SIN GOOGLE, SIN ANDROID, SIN PLAY STORE, clamando atención de millones de propietarios y de potenciales propietarios de teléfonos móviles de la compañía. Muchos usuarios de Huawei Mate 10/20 y P10/P20/P30 pensaron que su teléfono dejaría de funcionar o actualizarse. La alarma se cernió sobre sus cabezas sin motivo.

Los teléfonos en circulación, ya aprobados y certificados, seguirían teniendo acceso a las apps y a los servicios de Google, sin ningún tipo de perjuicio para el usuario. No habría lógicamente efectos retroactivos. De hecho eso lo demostré yo volviendo a usar durante una semana mi Huawei Mate 10, que restablecí y actualicé al último software disponible.

MI PRIMER SMARTPHONE SIN PLAY STORE: Huawei Mate 30 Pro

El 19 de septiembre Huawei anunciaba su nuevo flagship, el Mate 30 Pro, todo un alarde de prestaciones. ¿Cuál fue mi reacción? Al igual que muchos que estarían viendo el streaming en directo me vinieron ganas de comprarlo de inmediato. Y no, no lo digo para quedar bien. De hecho en noviembre, dos meses después de que se anunciara, tiraba de billetera y compraba el teléfono. 

Fui totalmente consciente de que el Huawei Mate 30 Pro no contaba ni con las apps ni con los servicios de Google preinstalados. Pero, ¿Por qué iba yo a dejar perder la oportunidad de disfrutar de un gran teléfono? De hecho en varios canales de YouTube se ofrecía una clara guía para instalar los servicios de Google y la Play Store, saltándose el veto de Estados Unidos. Piensa que el teléfono sí lleva Android 10, pero AOSP

El Huawei Mate 30 Pro, el P40 Lite, o futuros P40 Series, no se pueden considerar productos menos competitivos que otros con la Google Suite. Reconozco que sí es un contratiempo que no se cuente con la Play Store y los servicios de Google, pero NO es un impedimento de cara a utilizar el teléfono con total normalidad. Por mi parte no iba a renunciar a usar un prometedor teléfono que, el día que se levante el veto, obtendrá las apps y servicios de Google con actualización de software via OTA. 

Sinceramente, no me arrepiento para nada de haber comprado el Huawei Mate 30 Pro, que por cierto llevo usando como teléfono personal desde hace 4 meses. Y por si te lo preguntas, no, no he instalado ni los servios de Google ni la Play Store, y tampoco he instalado mis aplicaciones de uso diario mediante APK descargadas de sitios web de dudosa confiabilidad. ¿Por qué? Por qué se puede vivir y disfrutar de un teléfono «SIN GOOGLE«. 

Phone Clone y Amazon AppStore

Durante muchos meses, previos y posteriores al lanzamiento del Huawei Mate 30 Pro, me fijé en los titulares y leí artículos hablando de lo que implicaba el veto por parte de Estados Unidos. Presté atención a noticias y a vídeos en YouTube hablando del software del nuevo flagship de Huawei y, curiosamente, en ninguno se hablaba de Phone Clone.  Muchos fueron los que lanzaron vídeos de cómo instalar la Play Store y los servicios de Google, pero ninguno se lanzó a hablar de la forma más sencilla de copiar aplicaciones de terceros.

¿Qué es lo primero que hice al estrenar mi Huawei Mate 30 Pro? Tras quitar los plásticos y cargar la batería por completo, durante el proceso inicial de puesta a punto se me ocurrió utilizar la herramienta Phone Clone de Huawei. Muchos sabrán que sirve para traspasar datos y aplicaciones de un móvil Huawei a otro. Y como me imaginaba, las apps de Google no se copiaban, pero sí otras básicas como Twitter, WhatsApp, Instagram, Linkedin, PUBG, Call of Duty, Tidal, Prime Video, y un largo etc. 

Phone Clone es de hecho la vía más fácil para copiar aplicaciones, pero sin embargo en la prensa no se destaca como herramienta fundamental de cara a  hablarse de los nuevos productos de Huawei sin Play Store y sin servicios de Google preinstalados. Pero funciona, esa es la realidad que cuenta. Y es un proceso sencillo, que no requiere de ser un experto informático, solo de  escoger las opciones que se necesitan. Tengo un vídeo en YouTube que explica muy bien como utilizarse esta herramienta. 

La Play Store no es la única vía para obtener aplicaciones para dispositivos Android. Está APKmirror y Aptoide, que en lo personal nunca he usado, y luego tenemos la Amazon AppStore, que yo conozco de mis tiempos de BlackBerry 10. Esta última tienda online de aplicaciones es la que yo recomendaría para obtener ciertas apps populares. Y por supuesto, lo primero que puedes hacer es consultar la App Gallery, la tienda oficial de aplicaciones de Huawei.

Apps alternativas a las de Google

Muchos me han preguntado a cerca de qué aplicaciones utilizo como reemplazo de las típicas de Google. He cambiado Google Maps por Here WeGo, que algunos recordarán de los tiempos de los Nokia con Symbian y Windows Phone. Y sí, funciona francamente bien, nada que reprocharle por mi parte. Puedo trazar rutas y encontrar lugares, yendo en coche o a pie. Si es cierto que ciertas apps están ligadas a Maps y a los servicios de Google, y sin ello, no funcionan. Yo, por suerte, no he tenido que lidiar con este contratiempo.

En cuanto a correo de GMAIL es algo tan sencillo como tener instalada la aplicación Outlook de Microsoft. Yo sincronizo los mensajes cada 15 minutos y, al no tener correo «push», me va bien para que el terminal no esté continuamente conectándose a la red. De paso ahorro energía. También estaría la aplicación de correo de Huawei, pero sinceramente prefiero la de Microsoft. 

¿Y cómo veo YouTube? Pues conectándome a la página web «Mobile» de este portal con un explorador web, y de ahí a reproducir todo lo que quiero. No tengo más que crear un acceso directo en la pantalla de inicio y listos. Sí, se ven marcos en los laterales, pero al menos se conserva el ratio original del video y no se pierde información como cuando se estira el área visual para llenar el espacio en la pantalla de móviles modernos con ratio 18:9, 19:9, 18,5:9, 21;9, etc. 

En cuanto al explorador web para acceder a páginas web en linea, he reemplazado Google Chrome por FireFox o Microsoft Edge, que uso de forma indistinta. De hecho utilizo más Edge, que me parece sobresaliente y nunca me ha dado problemas. 

¿Qué pasa con Google Drive? Eso sí ha sido un contratiempo, pero para mí solo en el caso de guardar mis conversaciones y mensajes antiguos de whatsapp, por que no puedo vincular mi cuenta con la aplicación. Pero nada te impide acceder a Google Drive a través del explorador web. Hay otras soluciones de almacenamiento: por ejemplo la popular Dropbox, que por 10 euros al mes te permite tener 2TB  de almacenamiento. O bien Microsoft Onedrive, que por 2 euros al mes te da 100GB.

Sí se puede: 4 meses sin la Play Store

Sí se puede vivir sin las apps y sin los servicios de Google. Y esto lo he podido comprobar tras comprar y utilizar el Huawei Mate 30 Pro como teléfono personal durante 4 meses. ¿Es complicado? Para nada. ¿Es una desventaja? Tampoco. ¿Se sufre? ¡Que va! Mi teléfono no es un «pisapapeles», como algunos se atreven a decir. 

Por ahí he leído comentarios que sugieren que, por no tener la GSuite, el Huawei Mate 30 Pro debería costar la mitad. ¿En serio? Hay cosas que no dejan de sorprenderme, la gente no se da cuenta de que «no hay duros a cuatro pesetas«. A pesar del «veto de EEUU», el teléfono no tiene por que costar menos. De hecho estos días en la tienda online de Huawei están asomando ofertas en las que se incluyen productos de valor de regalo junto al Mate 30 Pro. Ahora mismo el terminal cuesta 849 euros. 

Yo he estado manejando el teléfono durante más de 120 días sin sufrir un ápice. Al final ni me acuerdo de que no tengo la Play Store, uno se acostumbra rápidamente a utilizar esas apps alternativas. Yo manejo a diario Twitter, Instagram, la app bancaria y Tidal, que copié en un santiamén desde mi Huawei P30 Pro con la herramienta Phone Clone. Y te digo otra cosa, una vez tienes todas las aplicaciones que necesitas en tu día a día, luego ya no precisas de la tienda de aplicaciones. 

En estos cuatro meses solamente tuve un contratiempo, uno solo, relacionado con PUBG Mobile. El juego me pidió actualizar y, al no tener conexión con la Play Store, tuve primero que actualizar el juego en el P30 Pro y traspasarlo de nuevo al Mate 30 Pro. Para mí fue una mera molestia puntual. El resto de aplicaciones de terceros no se han actualizado en estos cuatro meses, o dicho de otra forma, no han dejado de funcionar por no tener la última versión disponible. 

Claro está, si la aplicación la tienes descargada desde la App Gallery de Huawei, como es el caso por ejemplo de Tidal, entonces sí irás disponiendo de las actualizaciones pertinentes. Y hablando de actualizaciones. ¿Las he dejado de recibir? Pues no, de hecho he seguido obteniendo los parches de seguridad de Android y las mejoras de software relativas a EMUI 10.  Todo correcto. 

Yo necesito en mi día a día una potente herramienta de comunicación y de trabajo, dándome el Huawei Mate 30 Pro todo lo que yo he precisado en estos últimos cuatro meses. Excelente cobertura de red, autonomía para ir más allá de un día de uso, carga super rápida para  momentos puntuales en los que ando sin tiempo, gran calidad de sonido con auriculares y, eje central en mi tiempo libre, las mejores cámaras que se puedan tener a mano para tomar fotos.

Amo la tecnología, soy YouTuber por que desde siempre me han apasionado los móviles y, al menos a día de hoy, para uso personal el Huawei Mate 30 Pro cumple con mis exigencias. ¿Recomendaría este Smartphone? Sí, claro. Para mí, y lo digo sinceramente, no es un problema no tener la Play Store o los servicios de Google preinstalados. 

Deja un comentario